LOADING

Type to search

Noticias

Las complicaciones jurídicas de la pandemia

6 junio, 2020
Share

Según Aldo Ocampo y Diana Ángeles, socios del despacho Ocampo 1890, una gran cantidad de litigios vendrán conforme pase la pandemia, debido a las medidas tomadas por la autoridad y la industria en beneficio de los agentes y los usuarios. Y las acciones no son el problema, sino la inexacta interpretación en lo que respecta a pagos, trámites y ampliación de plazos.

 

Según ambos expertos, las consecuencias y afectaciones jurídicas del COVID-19 se verán en varios niveles, como contratos de arrendamiento, suministro, transporte y crédito. Por ejemplo, en contratos de arrendamiento comercial, debido a la crisis sanitaria, la ley exime la obligación de pagar renta durante la situación.

 

En casos de crédito, los bancos otorgaron una extensión de plazos para pagar, pero con el tiempo, los impagos surgirán y la autoridad tendrá la tarea de comprobar si las demoras se deben a un caso fortuito o son resultado de causas de fuerza mayor.

 

La pandemia representa un caso inesperado para la humanidad e impide el cumplimiento de muchas obligaciones adquiridas en los contratos, lo que representará un aumento en litigios. 

 

Ocampo y Ángeles explican que es trivial destinar tiempo a ver si alguna a aseguradora cubre o no la infección, ya que a menos que exista una exclusión en el contrato que especifique que no hay cobertura por la pandemia, esta debería entrar en lo que se cubre sin mayor impedimento.

 

En los meses siguientes, las aseguradoras tendrán mucho trabajo en materia de resolución de reclamaciones y tendrán que analizar cuales proceden y cuáles no. También tendrán que continuar con su adaptación al trabajo y la atención remota.

 

También es posible que los despidos y recortes salariales provoquen que las personas recurran a querer sacar los recursos de sus seguros de vida y coberturas de ahorro para lograr hacerle frente a la situación.

 

Por otra parte, muchas empresas van a enfrentar demandas por despidos, por lo que las autoridades tendrán que determinar si se tiene que pagar o no. Y tales demandas podrían agravarse para aquellos que obligaron a sus empleados a seguir trabajando e hicieron caso omiso a las suspensiones por contingencia sanitaria.

 

*Con información de elasegurador.com.mx