LOADING
             

Escribe lo que quieres buscar

Noticias

Las aseguradoras están perdiendo terreno en la batalla por atraer al mejor talento

26 abril, 2021
Share

Las aseguradoras llevan mucho tiempo intentando implementar estrategias que les ayuden a atraer y mantener a los mejores profesionales. A pesar que algunas compañías sí han tenido éxito, es un factor común que la gestión de talento no sea efectiva, lo que propicia la deserción laboral dado que la edad media de los empleados de seguros ya es superior a la de otros sectores. 

 

El problema no se centra únicamente en perder agentes aseguradores, sino en todas las áreas que engloban el funcionamiento de las organizaciones del sector existe una limitación de personal, incentivos y trayectoria profesional. Es evidente que el mercado de seguros se beneficia de una economía más moderna y productiva, pero también la economía es más moderna y productiva si se cuenta con un mercado de seguros más desarrollado. 

 

Durante el 2020, las consecuencias y afectaciones de la COVID-19 dominaron la industria de seguros dentro de un panorama preocupante en función del entorno de contratación y el área de recursos humanos, dejando en claro el déficit de atracción de talento en el sector. 

 

Pero el futuro no debe ser desalentador ya que los retos siempre conllevan nuevos horizontes de crecimiento y aprendizaje, por ello se deben tomar acciones inmediatas para replantear el modelo de distribución de talento, capacitación de equipos, reestructuración de puestos de trabajo y asignación de tareas dentro de la organización. 

 

Para superar esta problemática de gestión de talento es elemental tomar en cuenta el entorno pandémico laboral actual y el contexto social, político y económico en donde nos encontramos para tomar decisiones acertadas. Sin embargo, para el sector destacan 3 cuestiones clave: 

 

1.- Regreso a oficinas: Muchas organizaciones aún no están listas para las consecuencias de volver a la oficina.

 

2.- Brecha tecnológica: No existe aún la capacitación suficiente para sobrellevar de manera óptima y eficaz las nuevas exigencias tecnológicas del mercado laboral.

 

3.- Ofertas no alentadoras: La remuneración y beneficios no empatan con las necesidades y expectativas que las nuevas generaciones esperan. 

 

Fuente: futurelatam.inese.es