LOADING
             

Escribe lo que quieres buscar

Noticias

La transformación del Seguro No Vida pasa por trabajar en ciertas tendencias

19 enero, 2021
Share

El impacto en el mundo de la pandemia y otras amenazas le ha pegado fuerte a los canales tradicionales del seguro. Aunado a eso la oferta de nuevos productos y la llegada de la era digital, ha provocado que los clientes demanden más y mejores servicios. Entonces, surge la pregunta: ¿qué debe hacer el seguro No Vida para sobrevivir en la era digital?

Primero que nada, las aseguradoras deberán mejorar sus capacidades para evaluar riesgos y reducir las amenazas, a través de servicios de prevención de riesgos, lo cual ayudará a reducir la frecuencia y la gravedad de los siniestros, así como a mejorar el servicio al cliente. También es importante aprender de la colaboración entre aseguradoras y bigtech para distribuir de mejor forma los productos por medio de plataformas digitales. No hay que olvidar el papel de las insurtech, cuya capacidad para darle al cliente pólizas a la medida de  sus necesidades es innegable.

Otro tema que deben desarrollar las aseguradoras es el que tiene que ver con el autoservicio, pues poco a poco se ha vuelto parte de la nueva normalidad del sector, aumentando el empleo de herramientas como chatbots y asistentes por voz. Los grandes avances que se han dado en el terreno del procesamiento de lenguaje natural y la IA han encaminado a las aseguradoras a adoptar tanto asistentes de voz como chatbots, operados por la inteligencia artificial, lo cual mejora la experiencia del cliente. Gracias al abanico de opciones que ofrece el autoservicio, los clientes podrán tener acceso a productos y servicios 24/7. 

Un punto en el que las compañías han quedado a deber es en el tema de las reclamaciones digitales, pues no existen procesos integrales y totalmente digitalizados que las procesen, lo cual alarga los plazos y genera insatisfacción en los usuarios. Ante esta problemática, las aseguradoras tienen que servirse de los dispositivos conectados, las tecnologías móviles y la IA, porque les permitirán obtener datos en tiempo real y con ello la oportunidad de automatizar las reclamaciones.

Otro elemento que le permite a las compañías acceder a información en tiempo real es el Internet de las Cosas (IoT), cuya implementación empezó en los automóviles, pero su uso ya se expandió a otros campos y el sector asegurador no es la excepción. Ejemplo de ello es el empleo que las aseguradoras multirriesgo hacen del IoT para mejorar la supervisión de riesgos y la seguridad en general. No hay que olvidar que el hecho de contar con datos en tiempo real, le permite a las compañías ofrecer servicios absolutamente personalizados.

Si bien las aseguradoras cada vez usan con mayor frecuencia los canales digitales  para reducir gastos de venta y distribución, el papel del agente sigue siendo indispensable, porque aunque productos como seguros de auto y casa pueden venderse sin interacción humana, el intermediario asume nuevas funciones, como darle al cliente esa conexión emocional y humana que siempre necesita.

No hay duda alguna en que las necesidades de los clientes evolucionan, por ello es importante que las aseguradoras modifiquen su estrategia de productos, poniendo a la innovación como una prioridad principal. Los grandes avances en el procesamiento de datos y sistemas de captura le han dado al sector la posibilidad de poner en el mercado nuevas ofertas que antes no existían. El ejemplo por excelencia de lo anterior es la ciberseguridad, que representa una de las principales preocupaciones a nivel mundial para las empresas.

Todos los cambios tecnológicos han traído efectos positivos en la industria, pues la competencia que existe entre las insurtech y los nuevos actores digitales, han motivado a las aseguradoras a mejorar en toda su operación, sobre todo en materia de experiencia del consumidor. El cambio en las necesidades y preferencias de los clientes ha llevado a las compañías a desarrollar más y mejores ofertas personalizadas, explotando al máximo todas las herramientas a su alcance.

 

Fuente: futurelatam.inese.es