LOADING

Type to search

Noticias

La nueva normalidad

13 agosto, 2020
Share

Los recientes hechos que han transformado la calidad y el estilo de vida en todo el mundo, han dejado muy en claro que la resiliencia es una obligación para el gobierno y la sociedad, porque da la posibilidad de adaptarse a cualquier eventualidad. Estar dispuestos a una mejor organización y a la adquisición de mayores responsabilidades, será el indicador de un mejor futuro. 

 

El correcto actuar de muchos gobiernos alrededor del mundo se demuestra con sistemas de salud capaces de atender las demandas de la población, servicios de calidad social y las oportunidades para acceder a una vida digna. Sin embargo, los fuertes estragos ocasionados por el Covid-19 han devastado las economías de los principales mercados globales y la mayoría de las potencias han pronosticado fuertes recesiones, lo cual impactará significativamente en la escala mundial. 

 

De acuerdo con el informe presentado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), se pronostica una recesión económica global del 4.9% y el inicio de una lenta recuperación en los primeros meses del 2021. Sin embargo, advierte que si se presenta una segunda oleada de rebrotes de contagios, el panorama luciría muy complicado, debido a la incertidumbre que provocarán los precios de materias primas y productos de primera necesidad. 

 

El FMI ha realizado un llamado a los gobiernos de las diferentes naciones para unificar esfuerzos y apostar a medidas de resiliencia, principalmente en rubros de salud, economía, educación y bienestar social, a fin de prever mayores secuelas. Actualmente el número de desempleados es incalculable, además de que aproximadamente 1,000 millones de alumnos han tenido que suspender su educación en todo el mundo.  

 

Es por ello que el FMI extendió una serie de recomendaciones a todos los gobiernos: 

1.- Trabajar por la reducción de la brecha de desigualdad social, garantizando la cobertura de salud. 

2.- Realizar asignaciones de gasto público de la mejor manera posible, asegurando  el bienestar social. 

3.- Aprovechar las nuevas herramientas digitales, a fin de fortalecer las medidas operacionales de las instituciones públicas y privadas. 

 

En los próximos meses se necesitará mayor injerencia de los gobiernos, así como la creación de escenarios favorables para impulsar las economías nacionales y enfrentar futuras adversidades. 

 

Fuente: El Asegurador