LOADING
             

Escribe lo que quieres buscar

Noticias

El nuevo enfoque de los negocios de seguros de vida es la experiencia del cliente

7 abril, 2021
Share

La revolución y migración digital provocadas por la pandemia, transformó de manera radical la forma en la que nos desempeñamos en todos los aspectos de nuestra vida, impulsando a los consumidores a contar con habilidades tecnológicas sin importar su edad. Además de este factor, los hábitos de consumo del sector asegurador ya se encontraban en proceso de cambio, centrándose más en la salud, la seguridad y la protección financiera.  

 

Este nuevo contexto mundial, otorga oportunidades de cambio, crecimiento y actualización digital a las aseguradoras para el acercamiento a generaciones más jóvenes y nuevos segmentos de mercado. Según una investigación realizada por Accenture, cada vez más millennials y consumidores jóvenes afirman que tienen intención de cambiar de aseguradora en los próximos 12 meses. El contacto por canales digitales impulsa la decisión de compra y facilita el cambio a seguros digitales, incluidos los nuevos competidores en insurtech.

 

En la nueva realidad digital, las aseguradoras tienen acceso a mucha más información, datos e insights disponibles gracias al uso de internet y dispositivos móviles. Los consumidores tienen mayor apertura a intercambiar datos personales a cambio de servicios y productos más personalizados que atiendan a sus necesidades específicas.

 

Las aseguradoras líderes no tardaron en tomar acciones al respecto, por lo que actualmente están aprovechando estos datos invirtiendo en experiencias digitales de compra que atiendan las nuevas exigencias del mercado, acciones traducidas en resultados con un 13% más de ingresos por primas y rentas vitalicias que sus homólogos más rezagados.

 

El futuro de las aseguradoras de éxito se concentrará en una visión 360 de sus clientes, se tomarán decisiones infundadas en cada uno de los datos de los clientes potenciales gracias al uso de la inteligencia artificial, automatización de procesos y recopilación de información, identificando así, necesidades específicas que permitan ofrecer productos y servicios que se adapten específicamente a las necesidades de cada persona. 

 

Estos nuevos elementos dentro del sector asegurador, traerán beneficios a corto y mediano plazo, tanto para el consumidor como para las empresas, destacando la optimización de procesos, la actualización del modelo de negocio y la construcción de relaciones sanas y duraderas con los clientes, aumentando potencialmente el valor del consumidor y su apertura a nuevas ofertas relevantes para sus necesidades.

 

Fuente: futurelatam.inese.es